consumo sostenible

10 Claves para un consumo sostenible en casa

Llevar una vida sostenible es más fácil de lo que crees. Solo tenemos que cambiar ciertos hábitos para conseguir un consumo sostenible en nuestro día a día con el propósito de conservar el medio ambiente y reducir el gasto de nuestras facturas de cada mes. A continuación, te dejamos 10 claves para un consumo sostenible que puedes hacer en casa.

Compra y consume con consciencia

Antes de comprar algo, pregúntate, ¿realmente lo necesito? Es la mejor manera de economizar en el hogar. Aunque, si no tenemos más remedio y lo necesitamos, podemos contribuir consumiendo en empresas éticamente responsables y respetuosas con el medio ambiente. Además, si compramos productos de cercanía, evitamos costes como la refrigeración, el transporte o el envasado, que también encarecen el producto.

Reduce el consumo energético en casa

Para llevar a cabo un consumo sostenible en casa, apaga luces y aparatos eléctricos que no estés utilizando, cambia las bombillas tradicionales por bombillas LED de bajo consumo y aprovecha todas las horas de luz natural. También puedes revisar el aislamiento de tu casa, cerciorándote de que tus puertas y ventanas no tienen fugas de calor en invierno o de frío en verano.

Evita la cultura de usar y tirar: recicla

Intenta reutilizar y reciclar los plásticos, papeles, cartones y vidrios en la medida de lo posible. Puedes decantarte por productos que se puedan reutilizar o reciclar en vez de aquellos de un solo uso. De esta forma, estarás contribuyendo en un consumo sostenible para que tu compromiso ambiental sea completo.

Si nos fijamos, las cosas pueden tener muchas vidas, desde un tarro de cristal, hasta una caja de correos.

No desperdicies comida

El primer paso para no desperdiciar comida, es realizar una compra con cabeza, previniendo lo que podemos consumir antes de que se estropee. Planifica y evita consumir cosas que no necesitas, alejándote de aquellos productos que utilicen envases de plástico.

Si puedes, compra los productos a granel, para evitar muchos envases pequeños. Así, evitarás generar más basura de la necesaria, además de ahorrar un buen dinero cada mes.

Por otro lado, si te sobra comida, puedes almacenarla en envases de vidrio, que duran más que los plásticos y son más higiénicos.

Reduce el uso de plásticos

Cada año, se producen trescientos millones de toneladas de plástico de los cuales solo se recicla el 10%. El resto acaban acumulados en vertederos, o lo que es peor, abandonados en la naturaleza o flotando en mares y ríos.

Una forma de apostar por un consumo sostenible, es reducir el empleo de plásticos todo lo posible. Por ejemplo, en el supermercado puedes disminuirlos con el uso de bolsas de tela.

También puedes reutilizar las bolsas de plástico que ya tienes para darles una segunda vida.

Controla los gastos de electricidad

Los gastos de luz, climatización y producción de agua caliente sanitaria son los que más impacto suelen tener sobre el consumo eléctrico. Para reducir el gasto de electricidad puedes aprovechar la luz natural, tanto en la iluminación como a la hora de regular la temperatura de tu vivienda.

Elige electrodomésticos eficientes

Tener en casa electrodomésticos demasiado antiguos puede suponer un gasto importante cada mes en nuestras facturas. Por ello, es conveniente cambiarlos por electrodomésticos más eficientes y que sean de bajo consumo energético. El ahorro será sustancial.

Además, un mantenimiento periódico puede aumentar su vida útil, previniendo posibles averías.

Así mismo, te recomendamos utilizar el modo eco de los electrodomésticos, ya que, de esta forma, intervendrán factores de menor consumo, reduciendo tanto el gasto energético como en tus facturas.

Sé consciente en el consumo de agua

Es muy importante comprobar el estado de nuestras instalaciones de agua para que no haya fugas importantes que supongan un desperdicio y un aumento en la factura. También, puedes llevar a cabo pequeños gestos en tu día a día para ahorrar agua, como poner el lavavajillas o la lavadora solo cuando estén llenos, o cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, nos afeitamos o lavamos los platos.

Haz una compra responsable en el supermercado

Para llevar una vida más sostenible, es imprescindible comprar alimentos locales y de temporada. Lo suyo es que elijas alimentos frescos en vez de procesados que empleen un embalaje excesivo. También puedes optar por productos biodegradables o con el distintivo de respetuoso con el medio ambiente.

Emplea energía solar en casa mediante placas solares

El uso de energía solar, tanto en casa como en las empresas, supone una gran alternativa frente a la subida de la luz.

Además, el programa de ayudas para financiar las instalaciones de placas solares, los equipos de almacenamiento de energía y los sistemas de climatización a través de energía renovable, hacen de esta idea una opción muy atractiva.

En España, existen subvenciones y beneficios fiscales para incentivar la instalación de placas solares. Con este tipo de ayudas, los usuarios pueden beneficiarse de deducciones en el IRPF, así como de rebajas en el IBI, donde se bonifica hasta el 50% o incluso el 95% del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *