energía solar en España

La situación actual de la energía solar en España

Actualmente se está produciendo un cambio en el modelo energético de España. La mayor concienciación respecto a la necesidad de apoyar las energías renovables y limpias, junto con la actual situación de la pandemia, ha llevado a miles de personas a reducir la huella de carbono en el mundo, compensando los niveles de CO2 y llevando una vida y consumo más responsable.

Es este el momento en el que la energía solar retoma el crecimiento de los últimos años, alcanzando cifras muy positivas respecto a años anteriores. Un crecimiento que se espera sea mucho mayor en los próximos años. Pero, ¿cuál es la situación actual de la energía solar en España?

La energía solar, la más económica

Hoy por hoy, la energía solar fotovoltaica es la más barata de las energías renovables. Tal ha sido su crecimiento en los últimos años que podría convertirse en la principal fuente de energía de España. Teniendo en cuenta la derogación del impuesto al sol y la subida de las tarifas de la energía eléctrica convencional, la energía fotovoltaica ha aumentado su presencia en viviendas unifamiliares y edificios compartidos.

Además, las ayudas y subvenciones que pueden recibir las personas que instalen placas solares, facilitan su popularidad en los hogares españoles. Dependiendo del municipio y la comunidad autónoma estas ayudas pueden variar.

La energía solar es un tipo de energía limpia e ilimitada, siendo España uno de los abanderados en este campo. En 2019, España consiguió posicionarse como líder del mercado solar en Europa y sexto a nivel mundial, generando un impacto muy positivo a nivel económico y medioambiental. En nuestro país contamos con un mayor número de horas anuales de sol, concretamente 8,2 horas al día, entre 2.500 y 3.000 horas al año. Es una oportunidad estratégica real para convertirnos en un lugar enclave para el desarrollo y la instalación de energía solar.

Casi 50% de la producción proviene de energías renovables

El crecimiento de las energías renovables es irrefrenable. Este pasado 2021, las energías renovables han conseguido ocupar el 47.6% de la producción eléctrica en España. Si a este porcentaje, le sumamos las fuentes de energía que no emiten directamente, este porcentaje asciende a un 68.4% de la producción eléctrica en nuestro país. Esto refleja un crecimiento respecto al 2020, en el que se logró el 67.3%.

Son datos que podrían haber sido mejores de no haber sido por el descenso de la hidráulica, la nuclear y el ciclo combinado, lo cual se ha compensado con el crecimiento de otras energías renovables, entre ellas, la energía eólica y la energía fotovoltaica.

La solar fotovoltaica ha sufrido un crecimiento del 31.1%, sin duda una de las energías renovables que más han incrementado su producción este año. Esto nos indica que en 2022, la energía fotovoltaica registre uno de sus mejores años hasta el momento. Gracias al impulso desde Europa a los planes de ayuda de las instalaciones, tanto residenciales como industriales, se espera un aumento del 10% en su producción. Lo que son muy buenas noticias para el sector de la energía solar en España.

Derogación del impuesto al sol

Las previsiones en 2022 para la energía solar son realmente buenas. Eso sí, no se debe dejar aparcado la implementación de medidas que ayuden a acelerar este proceso. Entre ellas, se deberá incentivar la instalación de soluciones de energía solar, sobre todo en el ámbito residencial, ya que todavía se cree que el famoso “impuesto al sol” sigue vigente, cuando ya fue derogado en 2018.

Este impuesto al sol era una tasa por la cual se obligaba a los usuarios del autoconsumo a pagar por poder conectarse a la red eléctrica. Sin embargo, su creación trajo más desventajas que beneficios en el autoconsumo. Además, la implantación de este impuesto supuso un gran retroceso para el autoconsumo en España. Por lo que, tras tres años de polémicas, el impuesto al sol fue derogado definitivamente.

Al estipularse que las instalaciones con potencias mayores a 10 kW, la mayoría de los hogares y PYMES  quedaron exentos de pagar la tasa. Algo que deja fuera a las grandes empresas que produzcan más de 10 kW.